Escudo de la Hermandad representado por las iniciales de "JESÚS HOMBRE Y SALVADOR", representado por las letras J H S en color rojo, llevando la "H" una cruz. La paloma blanca representa a nuestra titular La Virgen de La PAZ, en la parte inferior del escudo. En plata, el collar de la Orden del Toisón de Oro y la Corona Real en honor a la Casa Real Española enmarcan nuestros Símbolos Sagrados.

Las túnicas de los cofrades, de color blanco, son de cola recogida al cincho de esparto y sandalias de piel de color natural.

El paso de Misterio de la Hermandad, representa el momento en que Jesús es conducido ante el Sumo Sacerdote Caifás y está siendo sometido al juicio que tendría lugar esa noche en el Sanedrín, y desde donde, posteriormente, sería conducido ante Pilatos.



El grupo escultórico que representa a "JESÚS ANTE CAIFÁS" está siendo realizado por el imaginero onubense afincado en Sevilla D. David Valenciano Larios, contando ya con dos de las seis imágenes que formarán dicho grupo escultórico JESÚS DE LA HUMILDA y CAIFÁS.

El semblante del SEÑOR DE LA HUMILDAD, imagen titular, es un Cristo con facciones de dulzura y bondad y gesto sereno, con la cabeza girada hacia la derecha y mirada hacia el suelo en señal de Humildad, de 180 centímetros de altura, labrada en madera de cedro al más puro estilo neobarroco, policromada al óleo, de carnaciones morenas y envejecido con cenizas con una técnica del s-XVII.



La talla que representa al sumo sacerdote Caifás desfiló por primera vez el Miércoles Santo del año 2010 acompañando al Señor de La Humildad por las calles de Palma. Hablamos de una obra de 180 centímetros de altura, labrada en madera de cedro policromada al óleo para vestir, de carnaciones morenas y ricamente adornada con telas y joyas expresamente traídas de la India con el fin de plasmar la opulencia del personaje.

La figura sigue fielmente las visiones de la beata y mística alemana Anna Catarina Emmerick (recogidas en Das bittere Leiden unsesr Herm Jesu Christi), que lo describe como un hombre de apariencia grave y semblante ardiente y amenazador, vestido con larga capa de color rojo oscuro, adornada con flores y galones de oro, cogida sobre el pecho y la espalada y cubierta por delante de brillantes metales.

El autor capta el instante en que Caifás injuria al Reo. Lleno de cólera, con el dedo alzado en señal de acusación, le increpa acerca de su realeza, conminándole inútilmente a dar muestras de su poder. La exasperación de su gesto enmarcado por frondosos bucles y larga barba ondulada, contrasta violentamente con la humildad de un Jesús tranquilo, paciente, callado y con los ojos mirando al suelo.

Los ropajes orientales del saduceo se hallan confeccionados en sedas naturales con brocados y bordados en hilo de plata, siendo la capa un sari de gala que en la India es usado en solemnes ceremonias. El conjunto de joyas (collar, anillo y brazalete), es de plata y pedrería.



La Virgen de la Paz, dolorosa realizada por D. David Valenciano Larios, de tamaño natural, (1,70 cm. de altura, aproximadamente), es de candelero para vestir, con brazos articulados, carnaciones trigueñas y manos extendidas a la altura del pecho.

Por voluntad del autor, las facciones de la Señora, además de marcadamente hebreas, son más maduras que las del resto de las Vírgenes Dolorosas del autor, donde predomina el semblante aniñado. Valenciano pretende acercarse a la edad real de María, aunque tanto la idealización de sus rasgos como la lozanía y frescura del semblante siguen siendo acusadas.

En esta imagen se deja sentir la tradición imaginera del más puro Neobarroco sevillano, representada por artistas como Buiza o Álvarez Duarte que, a su vez, continúan el glorioso legado de la escuela escultórica de la capital hispalense del siglo XVII.



Centurión romano,realizado por el escultor David Valenciano Larios para el misterio de Jesús ante Caifás que desde el año 2010 procesiona la Cofradía de Paz y Humildad por las calles de Palma de Mallorca.

Al igual que las anteriores imágenes para la mencionada corporación de penitencia, presentadas el pasado año en La Hornacina, es efigie de tamaño natural para vestir (180 cm de altura), labrada en madera de cedro policromada al óleo. Completamente anatomizada, se integra en un conjunto en fase de ejecución como custodio de Jesús, sujetando la soga que ata sus manos y pende de su cuello. La próxima talla del grupo será otro centurión de la guardia romana, cuya presentación está prevista para el próximo año 2013. Tanto su rutilante atuendo como sus caracteres técnicos serán similares a los de la presente escultura.

Este importante proyecto escultórico, inspirado en el popular grupo de la cofradía sevillana de San Gonzalo, constará finalmente de ocho figuras, y no de nueve como informó la hermandad palmesana en un principio.



Escudo Arzobispo Castrense